Tips que debes saber sobre tu mascota

¿Sabías qué?

 

- Golpe de calor. Los perros no sudan, por eso les cuesta autorregular su temperatura corporal y si están expuestos a altas temperaturas pueden desorientarse, sufrir coma y hasta la muerte. Los daños físicos son muy rápidos y debe ser atendida lo más pronto posible por un veterinario.


- Color. Los perros con pelaje oscuro absorben el calor más rápido que los claros. Sin embargo, los más blanquitos son más propensos a las quemaduras solares.


- Limpieza. El baño de los cachorros debe iniciarse al terminar su vacunación, ya que puede ser una actividad estresante que baje sus defensas y los exponga a enfermedades.

 

- Descanso. Después de comer, tu perro debe reposar para digerir bien. Además, evitarás la fatal torsión gástrica que afecta sobre todo a los canes grandes que realizan ejercicios después de alimentarse.

 

- Alimento. Guarda la comida balanceada en un lugar fresco, sin humedad y cierra siempre la bolsa. El alimento balanceado debe elegirse según su edad, actividad y estado de salud. Pregúntale a su veterinario cuál te recomienda.

 

- Actividad. Antes de someter a la mascota a una rutina de ejercicios, llévala a un veterinario para que evalúe su salud. 

 

- Alimentación. Muchas marcas de alimento balanceado tienen productos con bajo contenido de sal para pacientes con problemas cardiacos.

 

 

- Tiempo. En los perros, las necesidades de sueño disminuyen con la edad. Los adultos duermen entre 10 y 15 horas al día, mientras que los cachorros llegan a 18 horas diarias.

 

- Razas. Los perros de tamaño grande y los braquicéfalos tienden a dormir más.

 

- Espacios. Las horas de sueño del perro están distribuidas. En la noche, puede dormir en promedio 8 horas. Durante el día, también lo hacen por tiempo intermitente. El sueño no siempre es profundo, a veces el can está en reposo y se mantiene alerta aunque no parezca.

 

- Ambiente. Las mascotas necesitan descansar en un lugar fresco, con muy poca o nada de humedad y buena ventilación. El espacio debe ser oscuro y sin ruido.

 

- Ataque.  La ansiedad por separación puede volver agresivo al perro con personas u otras mascotas con las que conviva. Incluso, en algunos casos se automutilan.


- Comida. Si no perro no comió todo su alimento balanceado seco puedes volver a usarlo en la siguiente ración. Pregúntale a un veterinario la cantidad y frecuencia que debes darle.

 

- Protección. Para que no muerda los filos de madera o patas de tus muebles, cúbrelos con papel aluminio. No le agradará.

 

- Refuerzo. Las felicitaciones o correcciones deben hacerse máximo a los 3 segundos de realizada la acción. Castígalo retirándole el objeto que está explorando y/o disfrutando. Los perros aprenden por asociación.

 

- Paciencia. No puedes castigar lo que no le has enseñado. Si te molestas no entenderá tu enojo y te tendrá miedo.

 

- Prevención. Las razas de pelo largo son más propensas al lagrimeo excesivo, porque el pelaje les roza la córnea. También los de manto blanco, como poodle o maltés, ya que suelen nacer con conductos nasolagrimales estrechos o se obstruyen con los años.


- Espacio. El área donde descansa la mascota debe ser abrigada. La zona debe ser ventilada, pero sin corrientes de aire.

 

- Comida. En invierno las mascotas se estresan por el frío y necesitan más calorías para mantenerse calientes. Si la alimentas con dieta casera, aumenta las proteínas de origen animal (carnes, sangrecitas, hígado, riñón) o los carbohidratos (camote, papa, arroz, sémola). Pídele asesoría a un veterinario para que la ración sea balanceada.

 

- Alerta. El sistema inmunitario de las mascotas geriátricas y de los cachorros no funciona con la misma eficacia que cuando son jóvenes. Por eso, están más expuestos a las enfermedades.

 

- Aseo. Baña a tu mascota a mediodía, cuando la temperatura es más cálida. Sécales bien el pelo.